DSC01405-web1081x1922U70

La Asociación para la gestión del Geoparque del Cabo Ortegal marca como prioridad asentar el proyecto en el territorio y dotarlo de una estructura de gestión que le permita funcionar con mayor agilidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Los ayuntamientos promotores del Proyecto de Geoparque del Cabo Ortegal se reunieron ayer en Valdoviño para analizar el informe de evaluación de la candidatura emitido por la Comisión Nacional Española de cooperación con la UNESCO y, de acuerdo con su contenido, definir las líneas de trabajo más urgentes para volver a optar en 2021 al distintivo Global Geopark. El encuentro estuvo encabezado por el regidor valdoviñés, Alberto González, como nuevo presidente de turno de la asociación gestora y en él se puso sobrela mesa la necesidad de fortalecer la estructura administrativa del proyecto, así como la puesta en marcha de acciones orientadas a la participación y el desarrollo sostenible del territorio en las que se impliquen administraciones, empresas y organizaciones sociales.

Tal y como apunta el nuevo presidente de la Asociación para la gestión del Geoparque del Cabo Ortegal, el principal objetivo de la reunión fue a analizar el texto remitido por la Comisión de cooperación con la UNESCO después de que este organismo dependiente de la AECID decidiera no proponer este año ninguna de las tres candidaturas que se postulaban para obtener el distintivo internacional. “El informe dice que nuestra máxima fortaleza es el territorio y nuestra geología, pero también tenemos debilidades que debemos corregir antes de volver a presentar el proyecto”, explica Alberto González.

El informe de evaluación recoge en tres páginas una serie de comentarios sobre el dossier presentado este año que se refieren a cuestiones formales de fácil corrección -concreción de algunos apartados y que estos se ajusten al documento estandarizado para la presentación de candidaturas-, pero también a cuestiones de funcionamiento que la UNESCO considera prioritarias para conceder el sello. En concreto se cita la necesidad de llevar a cabo programas educativos e informativos promovidos directamente por la entidad gestora del proyecto -en la actualidad son los municipios quienes integran en sus programaciones todas estas actuaciones- o también la falta de un centro de información específico que sirva de espacio de referencia para la iniciativa.

Sin embargo, las dos recomendaciones que formula la Comisión estatal como fundamentales para apuntalar la candidatura de cara a el 2021 son, por una parte, que el proyecto cuente con una estructura de gestión propia que también dinamice la sostenibilidade del territorio con la participación de los distintos agentes locales -administraciones, empresas y organizaciones sociales- y, por otra parte, que se haya estado funcionando como geoparque un mínimo de dos años. “La labor más urgente que tenemos es crear esa estructura administrativa que nos permita definir y proyectar actuaciones concretas de una manera más ágil”, comenta González, quien emplazó a los demás regidores a mantener un segundo encuentro dentro de unos días para decidir cuál será el modelo de gestión que mejor se adapte a las necesidades del proyecto.

Hay que tener en cuenta, además, que la Asociación para la gestión del Geoparque del Cabo Ortegal firmará en breve un convenio con la Diputación de A Coruña que aportará 490.000 euros de presupuesto para ayudar al sostenimiento de la estructura técnica y administrativa y, sobre todo, al impulso de acciones dinamizadoras del territorio “que creen oportunidades de desarrollo”, incide Alberto González.

El presidente de la asociación comenta que la Comisión de cooperación con la UNESCO reconoce que la zona del Cabo Ortegal “está preparándose convenientemente para ser geoparque” y que, además, la parte de su valor geológico se recogió de una manera “completa y exhaustiva” en la documentación presentada este año. “La Comisión nos reconoce el trabajo hecho hasta el momento y ahora lo que nos falta es reforzar la labor técnica y las acciones conjuntas coordinadas directamente por la asociación, que debe empezar a andar por sí misma”, avanza el regidor de Valdoviño.

El objetivo del ente gestor es poder reiniciar el proceso de proposición de la candidatura en abril de 2021, de cara a optar a la preselección estatal del otoño. Una preselección que, en principio, solo pasarían dos propuestas, aunque se rumorea que el año que viene se le daría a cada país la posibilidad de remitirle a la UNESCO hasta 4 aspirantes e incluso se comenta en círculos especializados que en España, además de la del Cabo Ortegal, podrían estar preprarándose otras 5 candidaturas.

Si se cumple esa previsión, “deberemos tener un proyecto muy detallado y las líneas estratégicas ya en marcha, porque el listón para ser geoparque sube un poco más cada año” remarca González. “Tenemos una geología única y reconocida internacionalmente. Esa es una condición imprescindible que debe cumplir cualquier candidatura, pero la parte organizativa y de desarrollo del territorio tiene un peso específico aún mayor a la hora de obtener el sello Global Geopark, por eso debemos orientar nuestro esfuerzo a mejorar esas cuestiones “.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Comentar