DSC00393-web1080x1920U70

La Asociación para la Gestión del Geoparque del Cabo Ortegal defiende su candidatura ante la Comisión estatal de cooperación coa UNESCO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Día decisivo para la candidatura del Proyecto del Geoparque del Cabo Ortegal, que este mediodía hizo una presentación telemática dirigida a la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO, organismo dependiente de la AECID que tendrá en los próximos días a difícil tarea de elegir el proyecto o proyectos que continuarán en su carrera para obtener el codiciado sello internacional. La documentación técnica se envió hace casi un mes, pero hoy tocaba sintetizarla en poco más de un cuarto de hora ante la comisión y aprovechar para reivindicar el valor geológico “único” del territorio y también el trabajo que se ha llevado a cabo  desde 2013, cuando la Asociación de Amigos del Parque geológico del Cabo Ortegal empezó a hablar de una idea a la que en 2015 se sumarían las administraciones locales de Cariño, Cedeira, Cerdido, Moeche, Ortigueira, San Sadurniño y Valdoviño, seguidas posteriormente de la Diputación de A Coruña y de la Mancomunidad de Ayuntamientos de la Comarca de Ferrol, gestora del producto turístico Ferrolterra-Rías Altas. A la salida de la reunión telemática, la hasta hace unos días presidenta de la Asociación para la Gestión del Geoparque del Cabo Ortegal, Beatriz Bascoy, se mostró cauta al tiempo que esperanzada en que nuestra zona sea una de las elegidas para conseguir el distintivo Global Geopark en 2021.

La reunión virtual con la Comisión comenzó poco después de las 13.30 h. y se prolongó hasta cerca de las 16.00 h. En ella participaron como ponentes el geógrafo y agente de Desarrollo local Ignacio Fernández, el Director Científico del proyecto, Francisco Canosa, y la alcaldesa de Moeche, Beatriz Bascoy, presidenta de turno de la asociación gestora del proyecto en el momento de preparar la candidatura. Junto a ella y los dos técnicos también estuvieron el alcalde de Cerdido, Benigno Galego, y el regidor y la concejala de Turismo de Cedeira, Pablo Moreda y Carmela Prieto.

Además, a la presentación telemática también asistió desde Santiago la Directora General de Patrimonio Natural de la Xunta de Galicia, Belén do Campo, quien expresó el apoyo de su departamento a la iniciativa, algo que la Xunta ya había hecho por carta y que es preceptivo para que las candidaturas sean admitidas en este proceso selectivo con tres propuestas sobre de la mesa: la del Cabo Ortegal y las cántabras de la Costa Quebrada y Valles de Cantabria. De las tres solo podrán pasar a la siguiente fase dos como máximo, de ahí la necesidad de apuntalar toda la documentación técnica con una buena presentación ante el órgano que debe decidir.

“Intentamos plasmar en la presentación todos los contenidos del dossier, en el que mostramos los recursos y las acciones que desarrollamos hasta este momento. Que vieran cuál es nuestra impresión sobre el proyecto; algo que vivimos, en lo que estamos involucrados y lo que también colaboran las administraciones”, explica el geólogo Francisco Canosa. El Director Científico del Proyecto del Geoparque del Cabo Ortegal destacó el contenido de las otras dos candidaturas y apuntó como un posible factor determinante que nuestro territorio “representaría una pieza fundamental y única dentro de la red española de geoparques, y eso lógicamente tiene que tener cierto peso”.

Canosa remarcó la característica de “única” de la zona del proyecto, con 108 lugares de interés geológico y recursos que o son exclusivos o se pueden encontrar en pocas partes del mundo, como por ejemplo la playa de arenas negras de Teixidelo, los acantilados de Herbeira, los afloramientos de rocas eclogitas, las canteras de toelo o los espeleotemas de las minas de cobre. “España es el segundo país con más geoparques después de China. La competencia cada vez es mayor. Nosotros tenemos que trabajar en muchas cuestiones, pero marcamos una diferencia con otros territorios que es esa singulariedad geológica que no está representada en ningún otro lugar y que es un complemento perfecto para la red de geoparques que tenemos en el país”.

Canosa hizo una descripción puramente geológica del proyecto, mientras que Ignacio Fernández se centró en la contextualización geográfica y socioeconómica del territorio, así como de su potencial de desarrollo vinculado a la figura de un geoparque. A eso también se refirió Beatriz Bascoy, para quien la parte de desarrollo territorial “es a lo mejor la más importante”. Sin embargo, la presidenta saliente de la asociación gestora apunta que, aun consiguiendo superar el examen del Comité estatal de cooperación con la UNESCO, quedaría “mucho trabajo por hacer”. De hecho, asegura Bascoy, “incluso si se consigue ese sello de geoparque no es algo que se nos otorgue para toda la vida, sino que hay que trabajar para mantenerlo”.

La alcaldesa de Moeche se muestra satisfecha con el resultado de la presentación y la prudencia del momento no le resta optimismo: “La impresión es buena. Nuestra candidatura desde el punto de vista geológico es muy fuerte, es la pieza que falta en los geoparques. Lo importante es saber transmitir bien el trabajo que ha hecho los últimos años. La nuestra es una candidatura que nació de la sociedad y en 2015 la abanderamos desde los ayuntamientos, y eso tiene un valor fundamental para tener éxito. En el mes de noviembre sabremos algo, pero yo de esta presentación salgo con una impresión positiva”.

Después de la jornada de hoy, la Comisión Nacional Española de Cooperación con la UNESCO -dependiente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)- aun podrá requerir aportaciones o aclaraciones a la documentación presentada hace unas semanas. Las precisiones se incorporarán a la redacción final, que ha de entregarse traducida al Inglés. Ese documento y la presentación de esta mañana serán las dos referencias que tendrá la Comisión para evaluar las tres candidaturas presentadas y decidir se prosiguen dos, una o ninguna.

La/s elegida/s se le remitirán al Programa Internacional de Ciencias de la Tierra y Geoparques, el órgano que tiene la última palabra en la asignación del distintivo, previa evaluación sobre el terreno -posiblemente a partir del verano de 2021- de todas las acciones llevadas a cabo por las candidaturas.

Desde lo proyecto del territorio del Cabo Ortegal se ve la obtención del sello Global Geoparks -algo que solo ostentan 161 territorios en todo el mundo- como “una oportunidad de oro” para una zona, la del norte de A Coruña, “muy castigada por las distintas crisis”. Además, la irrupción de la COVID-19 trajo aparejado un repunte del turismo “hacia lo próximo, lo local”, algo que, según asegura Beatriz Bascoy, debe aprovecharse “para que la gente conozca el territorio y valore lo que puede suponer el geoparque”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Comentar