LAGOA_FORGOSELO

Una ruta guiada mostrará el sábado 29 la riqueza geológica del valle del Castro y del Forgoselo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

San Sadurniño es uno de los ayuntamientos de la comarca que se ha implicado en la promoción de la candidatura del área geológica del Complejo del Cabo Ortegal como geoparque. Una figura de la UNESCO que, sin implicar restricciones para los usos del suelo, tiene como objetivo reconocer e identificar zonas únicas en el mundo por sus peculiaridades orográficas y minerales. Sin embargo, los parques geológicos también buscan ser un factor de desarrollo económico a través del turismo y de otras iniciativas que puedan beneficiarse de este reconocimiento internacional. En el mundo existen 135 geoparques y en Europa 62, de los que 11 están en España. En el noroeste no hay ninguno, pero la zona del Ortegal reúne todas las condiciones para serlo. Por eso el geólogo Francisco Canosa, la Asociación de Amigos del Parque Geológico del Cabo Ortegal y varios municipios de este área llevan desde 2015 haciendo una intensa campaña divulgativa tanto del patrimonio geológico como de la candidatura a través de encuentros y rutas. El próximo itinerario está programado para el sábado 29 entre las 11 y las 14.00 h. para recorrer parte del valle del Castro y de la sierra del Forgoselo. Se ofrecen 25 plazas y será necesaria inscripción previa llamando al teléfono del Ayuntamiento, 981 49 0027, o enviando un correo a la dirección correo@sansadurnino.gal.

El punto de encuentro será el castillo de Naraío, donde arrancará una ruta centrada en la descripción del paisaje y de las formaciones rocosas que la hacen única, como son los afloramientos graníticos del Saíme y las múltiples pilas que se forman tanto en las cascadas como en las peñas que se extienden por el Forgoselo donde, además, se encuentran numerosas curiosidades pétreas fruto de los movimientos tectónicos y de la erosión.

La ruta -apta para toda la familia- se hará en coche debido a la distancia que se debe recorrer. A la cabeza de la expedición marchará como guía el geólogo Francisco Canosa, que lleva años investigando y reclamando el reconocimiento del gran valor geomorfológico del denominado Complejo del Cabo Ortegal. Una definición técnica que abarca buena parte del norte de la provincia de A Coruña.

El experto localizó en los siete ayuntamientos asentados sobre este complejo hasta 52 lugares de interés geológico y 5 sitios de relevancia internacional por encontrarse en ellos formaciones únicas o casi imposibles de ver en ningún otro lugar del mundo. De hecho, ese es el principal valor de una zona que abarca más de 700 kilómetros cuadrados de superficie y donde se encuentran playas de arena roja, raras playas de arena negra como la de Teixidelo, la única en el planeta -que se sepa- de origen no volcánico, afloramentos de lava, granitos negros, restos glaciales, y rocas que habitualmente están a más de 70 kilómetros de profundidad y que aquí pueden observarse la simple vista.

Una variada y única riqueza geológica, en definitiva, sobre la que se asienta una también única variedad botánica, faunística, patrimonial y cultural susceptibles de ser aprovechadas para el desarrollo local bajo el paraguas de un geoparque avalado por la UNESCO. La experiencia de otras zonas del planeta da idea de la importancia de poner en valor las piedras y la geología. En el mundo hay 135 geoparques repartidos por 32 países. La mayor parte de ellos están en Europa y China. España es el estado con más parques geológicos -11 en total- después del país asiático. El más próximo a Galicia está en el País Vasco que, con solo 40 lugares de interés geológico, consigue atraer cada año unos 100.000 visitantes, bien con un perfil científico, o bien con un perfil turístico pero con ganas de apreciar el territorio desde una óptica nueva.

En el Ortegal se ha avanzado en este sentido. Los sitios interesantes están identificados, Canosa y otras personas implicadas en el proyecto hicieron una labor importante de difusión y de campo, incluso diseñando rutas geológicas por todo el territorio. Ahora solo falta impulsar la figura en sí. Cada país elige una única propuesta cada año que después se eleva a la Red Europea de Geoparques para que la evalúen sobre el terreno. Entrar a formar parte de esta red no es un cheque en blanco, sino que se pasa una auditoría cada cuatro años para comprobar que se siguen cumpliendo todas las condiciones para mantener la denominación.

Pero para llegar la este punto antes hay que preparar un proyecto en el que el valor geológico pesa un 35% mientras que la existencia de un plan de desarrollo asociado supone el 65% restante. Otro requisito imprescindible es que debe haber un organismo gestor que en el caso del Ortegal implicaría a los ayuntamientos, aunque también se trabaja para recabar la colaboración de otras instituciones como la Xunta de Galicia o la Diputación de A Coruña.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Comentar